Problemas de pareja y auto-realización

¡Qué difíciles y dolorosas son a veces las relaciones!

El amor idílico requiere de trabajo en pareja

Con algunas personas sentimos esa conexión especial en un momento dado y creemos que hemos encontrado a la persona que buscábamos. Nos ilusionamos, imaginamos escenas maravillosas con él o ella, y muchas veces estas ilusiones se vuelven realidad. Le entregamos nuestro corazón y esperamos que haga lo mismo. Cuando esto sucede, es un enamoramiento compartido. ¡Qué maravilloso! La vida se vuelve de color rosa hasta que la relación entra en su siguiente etapa

Al principio sentimos el enamoramiento, la euforia, la alegría, la conexión especial que tal vez nunca nos imaginábamos que íbamos a sentir. Esto sucede mucho con nuestro primer amor. Comenzamos a descubrir sentimientos y sensaciones que desconocíamos, e imaginamos toda una vida feliz con ella. Comenzamos a crear expectativas, tal vez incluso llegamos a considerar que es nuestra alma gemela, que estaríamos incompletos sin ella, y formamos, sin darnos cuenta, ataduras basadas solamente en ilusiones, que nos ciegan a la realidad del momento presente. Comenzamos a pensar que es esa persona la que nos provoca estas sensaciones, sin darnos cuenta que esto ya lo traíamos dentro y solamente se ha despertado el amor que estaba dormido en nuestro interior.images (3)

 

Cuando sucede un malentendido, un conflicto de valores o de necesidades, justificamos, perdonamos, y comenzamos a crear expectativas, a esperar que reaccione de cierta manera, que nos responda de acuerdo a lo que necesitamos o valoramos, aun cuando no le hayamos revelado lo que esperamos; y al hacer esto, sin quererlo, estamos creando barreras que eventualmente nos separan de esta persona. Esto puede complicarse con más y más enganchamientos y expectativas, desilusiones y eventualmente una gran tristeza, desesperación, frustración, decepción, desilusión o hasta depresión.

La realidad es que toda relación cambia. La euforia que pudimos sentir en un principio, no siempre la vamos a sentir igual, y cuando ya no la sentimos así, muchas veces empezamos a pensar que hay algo mal con la relación, con nosotros mismos o con la otra persona. No nos damos cuenta que, tal como la vida de una persona, toda relación va cambiando- Tiene un ciclo de vida. Puede durar unos cuantos días, meses o años, o una eternidad, pero toda relación evoluciona, y hemos de evolucionar con ella, muchas veces, como una montaña rusa con sus altibajos: Nace, crece, tiene sus dificultades y crisis, con sus problemas de valores y necesidades, que pueden ser vistos como las más grandes oportunidades, o como grandes fracasos. ¿Cómo los ves tú?

Qué tal si los problemas que ahora estás sintiendo exacerbados te están conduciendo precisamente a la Consciencia Superior

La relación puede morir definitivamente, pero nosotros no tenemos que morir con ella.

Una relación puede morir y renacer de una forma diferente, con menos expectativas y ataduras, de una forma más madura, fundamentada en la comunicación y entendimiento de las experiencias pasadas y el aprendizaje obtenido, con mayores acuerdos, respeto y aceptación real de nosotros mismos y del otro tal cual somos, lo cual despierta en la relación nuevos potenciales, nueva vida, un renacimiento del entusiasmo, la euforia, el enamoramiento.

Muchas veces, al no darnos cuenta de este proceso evolutivo, queremos volver a la etapa inicial, y seguir en una nube de ilusiones, volver al sentimiento del principio; y cuando nos damos cuenta que esto ya no es posible, nos desilusionamos aún más, sin darnos cuenta que la vida nos está invitando a evolucionar y a profundizar en la relación de otras maneras: con un intercambio honesto de sentimientos y necesidades, con una comunicación auténtica de los que valoramos, con un respeto y aceptación mutuos.

Entendimiento, mutuos acuerdos, crear y afirmar el verdadero amor

Muchas veces no nos damos cuenta que la relación se vuelve como un espejo que refleja las áreas y aspectos que aceptamos de nosotros mismos y que fluyen en armonía, y otras áreas, donde hay conflictos, reflejan ataduras y nudos internos que no fluyen libremente desde nuestro interior y también son precisamente estos aspectos, los que se atoran con otros, ya que muchas veces proyectamos esto a nuestras parejas, imaginando que son ellos quienes nos causan esos tropiezos, mientras que éstos son causados desde los nudos internos.

Sin darnos cuenta de la causa interna de los conflictos externos, Intentamos resolverlos platicando con nuestras amistades, y al desahogarnos con ellos, nos pueden dar recetas y consejos que les parecen efectivos, pero nos llenamos de las expectativas, opiniones, soluciones, conclusiones de otros. Nos es muy difícil tener una introspección honesta para darnos cuenta de esas áreas dentro de nosotros mismos que nos están causando esos problemas y ataduras. Consecuentemente, volvemos a repetir los mismos patrones y expectativas, ya sea con la misma pareja o con otras.

Terminar la relación o aguantar así toda la vida? hay otras opciones.

En realidad una relación cercana nos invita constantemente a vernos a nosotros mismos y a evolucionar y madurar, muchas veces a pasos agigantados. Cuando armonizamos esos nudos internos, sin atarlos con los demás, nuestras relaciones comienzan a fluir en esos aspectos que ya desenmarañamos desde dentro, logrando una gran evolución.
La relación puede morir definitivamente, pero nosotros no tenemos que morir con ella.

La clave es darnos cuenta que lo que realmente nos unió a esa persona fue el sentimiento. Lo que realmente deseamos es volver a sentir la armonía, pasión, alegría, seguridad, confianza, bienestar, euforia, y que nosotros mismos somos capaces de recrear estas cualidades inherentes del SER, sin tratar de que la otra persona nos lo haga volver a sentir. Nuestras expectativas, decepciones, frustraciones, conflictos en relación con esta persona, están basadas en esto precisamente: en lo que quisiéramos volver a sentir, y nunca vamos a volver a sentir igual, pero está en nosotros, no en ellos, volverlo a generar.

siluetas-libre-de-parejas-de-enamorados_18-9186

Darnos cuenta de esto nos da la madurez para elevarnos grandes escalones evolutivos en nuestra auto-realización.

¿Quieres saber cómo puedes ser causa sobre tus estados emocionales?

¿Qué tal si tú eres capaz de generar tu propia felicidad y alegría, tu propia seguridad y bienestar, tu propia integridad, confianza y completud, sin esperar que alguien más te de estas cualidades buscas?

gratitude      Si quieres recibir amor, da amor

¿Qué tal si con una pareja puedes expandir tu felicidad y alegría al compartirlas?

¿Qué tal si no se trata de esperar que el otro genere estas cualidades en ti, sino de encontrarlas dentro y expandirlas para dar mucho más vida y entusiasmo a una relación?

¿Cómo sientes al darte cuenta que Tú ya eres un ser completo, y que no tienes que esperar que te completen?

¿Qué tal si puedes ser un ser independiente, lleno, pleno y a la vez llenarte aún más al compartir tu plenitud con esa otra persona íntegra y completa?

Usamos la evasión o la negación temporalmente al desconectarnos de los problemas cotidianos        MANO Y LUZ

Al leer esto e integrarlo, has dado pasos gigantes en este maravilloso proceso cuántico de despertar el Amor dentro de ti, y vivir como el Amor personificado.

¿Te das cuenta que Tú Ya Eres Amor personificado?

¿Estás abiert@ para celebrar el milagro que es la Vida en cada instante y recibir así, llen@ de Amor y asombro las sincronía con las energías vibrantes  que la Vida te regala ?

Ya sea que estés en una relación o no, que tu relación tenga futuro o no, desde esta elevada vibración estás creando un futuro, y estás, ya, en este instante, atrayendo el Amor, tal como tú lo estás vibrando ahora,  libre de expectativas, juicios y ataduras, ya sea con tu pareja presente u otra por venir!

Recibe un abrazo de Luz de mi Corazón al Tuyo,
Con Amor,
Gildy Bardavid

gildy

Comentarios

comments

Comments are closed.