PAREJAS DESECHABLES MANTENIENDO VIVA Y EXPANSIVA LA LLAMA DEL AMOR Gildy Bardavid Capítulo VII continuación

//PAREJAS DESECHABLES MANTENIENDO VIVA Y EXPANSIVA LA LLAMA DEL AMOR Gildy Bardavid Capítulo VII continuación

PAREJAS DESECHABLES MANTENIENDO VIVA Y EXPANSIVA LA LLAMA DEL AMOR Gildy Bardavid Capítulo VII continuación

¿CÓMO DEJAR DE SER VÍCTIMA DEL DOLOR EMOCIONAL?
El mayor dolor que existe es no poder amar a quien amamos
John Gray

Todos tenemos reacciones instintivas para evitar el dolor físico, pero pocos sabemos trascender el dolor emocional. Nos empeñamos en evitarlo. Sin embargo, para ya no ser víctimas de algo, necesitamos enfrentarlo y entenderlo. ¿Qué es el dolor? ¿Por qué existe el dolor?

Para responder estas preguntas comencemos por reconocer (re-conocer) que la vida es un eterno fluir. En nuestro cuerpo fluye libremente el flujo sanguíneo, nervioso, etc; y cuando en alguna parte del cuerpo se detiene el flujo, duele. Ya sea por causa de una herida, una torcedura, una mala digestión, duele cuando se altera el flujo natural. Mental y emocionalmente también sucede esto. ¿Alguna vez te ha dolido la cabeza cuando te has sentido sobrecargado de problemas? ¿Has sentido el dolor de la pérdida de un ser querido, ya sea por alejamiento o fallecimiento? Cuando en casos como estos el flujo de cariño se detiene, sentimos un gran dolor

Que es el dolor? Por que existe el dolor?

Que es el dolor? Por que existe el dolor?

Esto sucede porque somos canales de energía; y algunas de las energías más sutiles que canalizamos son las emociones. Por ejemplo, el miedo detiene el flujo. Al tener miedo nos detenemos, nos alejamos. El enojo es un flujo desordenado que sale erráticamente. El amor es la emoción más elevada, y fluye libremente con el continuo dar y recibir. En este sentido, el amor es expansivo; y cuando éste es reprimido, atorado, suspendido, mal canalizado, duele profundamente. No poder expresarlo es suspender el flujo, y éste es quizá el mayor dolor que existe, como afirma John Gray.

Reprimir nuestras emociones nos causa un inmenso dolor, porque se atoran dentro. Es muy importante estar en comunicación con nosotros mismos y darnos cuenta de lo que sentimos, para poder decidir inteligente y sensiblemente cómo canalizar nuestros sentimientos. Lo mismo sucede con nuestros deseos. Si reprimimos nuestros deseos, nunca sabremos realmente qué queremos, a qué venimos y por qué. Nuestros deseos son claves muy importantes que nos indican nuestros propósitos de vida. Si reprimimos nuestros sueños y anhelos, como consecuencia viviremos nuestra vida deprimidos, sin encontrar nuestra razón de ser y existir. La depresión es peor que el dolor. Es dolor emocional comprimido a tal grado que toma un efecto anestésico.

Fluir......

Fluir……

En inglés todas estas palabras son muy explícitas: repress (re-press), de-press, ó su contrario express, lo cual significa sacar, dejar de comprimir, de presionar (y aprisionar, por ser la misma raíz) Sin embargo, no es fácil permitir a los flujos de vida seguir su orden natural, porque no hemos sido educados a esto. No los aprendimos; y si de repente deseamos soltarnos, liberar los flujos que han sido atorados dentro de nosotros mismos, no es fácil. Los flujos tienen tanto impulso de liberarse como los presos que han sido obligados a estar en prisión. Los impulsos de liberación emocional surgen un tanto errática y desordenadamente, rebeldemente. Sin embargo, si buscamos la armonía y no atoramos los flujos al surgir la rebeldía, la vida naturalmente nos orientará hacia el orden intrínseco que ésta es por naturaleza.

Esto es algo semejante a lo que sucede cuando un clóset está atiborrado de cosas, a tal grado, que ya ni sabemos lo que tenemos. Para ordenarlo, lo que se necesita es sacar todos esos elementos que contiene, verlos, seleccionarlos, desechar lo que no nos sirve y después ordenar dentro del clóset lo que nos es útil. Si no guardamos las cosas en orden después de sacarlas, y no continuamos el flujo que comenzamos, todo el espacio estará en desorden.. A nadie nos agrada el desorden. La rebeldía y los flujos que surgen desordenadamente al dejar de reprimirlos, tenderán a canalizarse positivamente si sabemos guiarlos, si sabemos canalizar estas energías.

A través de la historia de la humanidad, podemos observar estas etapas, por ejemplo, después de atravesar la época Victoriana de represión sexual extrema, la humanidad experimentó una liberación explosiva de estos flujos atorados en Woodstock y con los movimientos hippies, etc. Actualmente estos flujos todavía no han alcanzado fluir de acuerdo a la armonía y el orden universales. La enorme cantidad de divorcios (más del 50% de los matrimonios acaban en divorcio y la cifra va en aumento), es una manifestación de que la humanidad todavía no ha alcanzado la etapa evolutiva de saber ordenar los flujos desordenados de la conflictiva familiar.

Sin embargo, esta es una etapa necesaria que hay que atravesar como humanidad.. Saber cómo saben los conflictos es semejante al desorden que no toleramos del closet al que le hemos sacado todo lo que tenía apretado (re-pressed). Si nos quedamos en esta etapa atorados y no nos permitimos a nosotros mismos absorber los nuevos conocimientos que nos ayudan a reestablecer el orden, ya más libre de represiones y patrones de conducta caducos que ya no nos son útiles en estos tiempos, aprenderemos grandes lecciones acerca de nuestra propia naturaleza.

Impulsos de liberación emocional

Impulsos de liberación emocional

Paradójicamente, estamos aprendiendo a reestablecer el orden después de experimentar lo que es el desorden. Estamos aprendiendo a saborear lo que es la paz a través del desequilibrio. Estamos aprendiendo lo que es ser libres, a partir de flujos reprimidos y atorados en nuestro interior. Estamos aprendiendo a dejar fluir la vida y a participar co-creando el flujo eternamente cambiante de la existencia, a partir de los conflictos y el dolor causado por nuestras represiones. Estamos aprendiendo lo que es el equilibrio, al atravesar los desequilibrios característicos de nuestra normalidad citadina neurótica y muchas veces carente de valores. Estamos redescubriendo nuestros valores éticos esenciales, al romper con la moralidad rígida y estricta de una sociedad reprimida.

Resumiendo, lo que estamos haciendo básicamente es tratar de liberar los flujos atorados, ordenándolos, para eventualmente ya no tratar de fluir, sino simplemente fluir, así como fluye nuestra sangre a través del cuerpo, o como fluye el agua a través de una cascada, ó como fluyen las olas en su eterno devenir. De esto se trata la vida, y frenarla, reprimirla, atorarla, nos causa el profundo dolor que todos conocemos. Veamos un ejemplo:

Buscando el equilibrio emocional

Buscando el equilibrio emocional

Comentarios

comments

2017-07-21T00:41:07+00:00February 20th, 2014|

About the Author: